Paisajes nº17 Colección Leonardo

Precio habitual 8,58 € Precio especial 7,85 €
Pasiajes de la colección Leonardo
COMPRA, CREA Y PAGA 7 DÍAS DESPUES
COMPRA SEGURA
RECÍBELO EN 24-48h
Información

.

Sobre el origen de la pintura al óleo, ha dictado ley por mucho tiempo la opinión de Vasari, que la atribuyó a una invención del flamenco Jan Van Eyck (1385-1441); mientras hoy sabemos con certeza que esta técnica es mucho más antigua. Griegos y romanos la conocían, como dice Plinio el Viejo; y si nada del género ha llegado hasta nosotros, se debe a las mismas razones por las cuales, también de obras al encausto más que pocas cosas. De los colores mezclados con substancias oleosas, entre los romanos, habla en su tratado Heraclio. Existe también una obra del onceavo siglo sobre las diferentes artes, escrita por el monje Teófilo, que ha hecho pensar en el mismo Teófilo como el descubridor de la pintura al óleo, perfeccionada sólo después por Van Eyck: opinión que naturalmente igual a aquella susodicha de Vasari.

Que técnicas al oleo fuesen conocidas en la antigüedad lo afirma también Cennino Cennini en su “tratado de la pintura” que vio la luz entre el 1300 y el 1400.

Cennini aún se encuentra en línea con la tradición de Giotto /”Giotto – dice Lorenzo Ghiberti – pintó murales, al óleo, en tabla, etc.) pero tiene ya un pie en el Renacimiento y su libro tiene el carácter de un manual, donde el capítulo 89 está titulado “Como pintar al oleo en muro, en tabla, en acero  y donde se desee”. Por lo demás, existen obras firmadas en 1375 por el napolitano Colantonio del Fiore, realizadas al óleo; otras pintadas y barnizadas igualmente al oleo antes de 1420, del pintor de Carlos V Girard d’Orleans, el cual desde hacia tiempo usaba esta técnica.

Todo esto no disminuye mínimamente la gloria de Van Eyck, que es uno de los grandes Maestros. El encortó el modo de hacer menos viscoso el aceite desecativo usado para mezclar los colores, y le agrego un barniz especial de ámbar; pero esto forma parte de un cuadro histórico (el afirmarse a lo largo del siglo XI de la pintura al oleo) en el cual entran igualmente hombre como Antonello da Messina, Antonio Veneziano, etc., cada uno con su método personal. En el siglo siguiente la técnica al oleo se difundió aún más, afirmándose como procedimiento mixto: o sea se hacía con la témpera el boceto del cuadro (colores de huevo y cola) y se acababa al óleo, como hicieron Tiziano y Paolo Veronese. El desarrollo mayor, con un definitivo predominio sobre todas las otras técnicas y el abandono de cualquier compromiso, se tuvo a fines de 1500, iniciador Caravaggio y otros. Las dramáticas composiciones de Caravaggio pusieron en evidencia, que la técnica al óleo se prestaba para todos los efectos deseados; era además muy práctica y a que lentitud de secado de los colores permitía matizar y corregirlos cómodamente, se podía pintar sobre cualquier superficie y se trataban materiales insolubles en el agua. Muchos experimentos individuales en la imprimación de tablas y lienzos, en las mezclas de los colores, en el uso de disolventes y barnices, habían sido mientras tanto verificados por el tiempo; se podía así, hacer tesoro de las experiencia de los otros, que no se tenían tan escondidas celosamente (los “secretos de taller”) como en el pasado.

Los pintores se movían libremente, se visitaban, discutían y lo escribía. Cennini había hablado en su tiempo del uso de los colores en el lienzo de lino o cáñamo, en banderas y estandartes; pero ahora se sabía con probada certeza que un lienzo bien preparado, para pintar al óleo, era siempre la superficie ideal. El lienzo iba sustituyendo, un poco por todas partes, caracterizando la obra del español Velázquez e influenciando aquella de los flamencos y de los holandeses. Modificaciones sustanciales de la técnica (materiales y sistemas de uso) después de ellos, no se han tenido hasta finales del siglo XIX, cuando las nuevas ideas y exigencias del impresionismo se encuentra felizmente con el desarrollo de la revolución industrial ya a inicios del siglo XVIII se habían iniciado estudios y experiencias sobre la técnica de los colores y de los “médium” usados por los artistas; de estas investigaciones se han valido hombre audaces, de diferente nacionalidades, para crear las premisas de una específica industria moderna.

Ho en día, las diferentes casas productoras de materiales para artistas, nos suministran todo lo necesario en una badajea de plata. El pintor no tiene ninguna necesidad de moler polvos, depurar aceites y esencias, engolfarse en mezclas y dosificaciones de sustancias heterogenias y tal vez peligrosas; existe quien lo ha hecho en su vez y le da todo lo que le sirve, listo para un uso inmediato.  

Estás revisando:Paisajes nº17 Colección Leonardo
Su valoración